Esquitriber, abogados y asesores en Elche Alicante y Vega Baja

Se acabaron las ayudas a los trabajadores despedidos de las empresas de menos de 25 trabajadores

18 diciembre, 2013

El pasado miércoles 10 de Diciembre se aprobaba una de las enmiendas introducidas en los Presupuestos Generales del Estado con mayor impacto en las pymes, y más concreto, en las empresas de menos de 25 trabajadores y que, sin embargo, más inadvertidas han pasado entre las noticias en los medios de comunicación.

Se trata de la eliminación de un artículo del Estatuto de los Trabajadores que permitía que el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) pagase hasta ocho días por año de los despidos objetivos en las empresas de menos de 25 trabajadores. Una enmienda que, según las empresas, aumentará la conflictividad entre los trabajadores.

En concreto, la enmienda 2.997 modifica el artículo 33.8 del Estatuto de los Trabajadores, en el que hasta ahora se establecía lo siguiente:

En los contratos de carácter indefinido celebrados por empresas de menos de veinticinco trabajadores, cuando el contrato se extinga por las causas previstas en los artículos 51 y 52 de esta Ley o en el artículo 64 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, el Fondo de Garantía Salarial abonará al trabajador una parte de la indemnización en cantidad equivalente a ocho días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores al año. No responderá el Fondo de cuantía indemnizatoria alguna en los supuestos de decisiones extintivas improcedentes, estando a cargo del empresario, en tales casos, el pago íntegro de la indemnización.

En definitiva, se trata de una ayuda al despido que está pagada con las contribuciones empresariales; una disposición recogida en el Estatuto desde hace casi 30 años y que el Gobierno elimina con el objetivo de desincentivar el despido y fomentar el mantenimiento del empleo. Sin embargo, los agentes sociales sospechan que la motivación real de esta medida sea la del ahorro.

Una medida sacada de la manga por sorpresa y sin el consenso de los agentes sociales que puede aumentar la conflictividad interna de las pequeñas empresas de menos de 25 trabajadores, muchas de las cuales han sido golpeadas con gran fuerza por el descenso en la demanda interna y la restricción del crédito.

FUENTE: PYMESYAUTONOMOS.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *