Esquitriber, abogados y asesores en Elche Alicante y Vega Baja

Pena de prisión por convivir con su mujer sobre la que tenía una orden de alejamiento

4 abril, 2013

La Audiencia de Castellón ha confirmado la condena a nueve meses de prisión para un hombre que fue sorprendido en varias ocasiones con su pareja sobre la que tenía una orden de alejamiento por maltrato.

Según el auto hecho público por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el juzgado de lo Penal nº1 de Castellón condenó a un hombre el 8 de julio de 2011 por un delito de maltrato en el ámbito familiar a la pena de seis meses de prisión y le impuso una orden de alejamiento por la que no podía aproximarse a su pareja a menos de 200 metros durante 14 meses.

Esta resolución le fue debidamente comunicada al procesado, explica el juez, por lo que era “perfectamente” conocedor de la misma.

Sin embargo, la noche del 30 al 31 de agosto de 2011 el hombre estuvo conviviendo con su pareja en la vivienda familiar en Torreblanca (Castellón).

Por estos hechos, el juzgado de lo Penal nº1 de Castellón le condenó a nueve meses y un día de prisión, por un delito de quebrantamiento de condena.

El procesado interpuso un recurso contra esta sentencia, que ha sido ahora resuelto por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Castellón.

La sentencia explica que en su recurso, el procesado afirma que no convive con su ex pareja sino que han tenido “esporádicos encuentros” debido a que tienen una hija en común y en otra ocasión para que la mujer le comunicara que se había quedado embarazada.

Sin embargo el magistrado afirma que la condena del juzgado de lo Penal es correcta, ya que en el juicio se atestiguó que el acusado había sido visto en varias ocasiones con la mujer sobre la que tenía la orden de alejamiento.

En el acto del juicio, afirma, no quedó probado que ambos tuvieran una hija en común.

El magistrado recuerda en su auto que el hecho de que la mujer exprese su consentimiento al condenado para mantener contacto “no excluye la punabilidad” de los mismos.

FUENTE: ELMUNDO.ES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *