Esquitriber, abogados y asesores en Elche Alicante y Vega Baja

Bruselas cree que subir el IRPF debe ser “la última opción”

15 mayo, 2013

A la subida del IRPF que el Gobierno anunció para 2012, 2013 y que seguirá aplicando en 2014 le crecen los enanos. Ahora es la Dirección General de Asuntos Económicos de la Comisión Europea quien asegura en un análisis reciente que un incremento directo de este tipo de impuestos debe ser “la última opción” en todo proceso de consolidación fiscal. Es decir, no solamente es que recomiende recortar gastos a subir impuestos, sino que considera que si hay que subirlos, el IRPF debe ser lo último que tiene que plantearse un Gobierno.

“En cuanto al lado de los ingresos … las subidas directas en los impuestos solo pueden considerarse el último recurso, especialmente cuando se trata de incrementar los impuestos al trabajo o el coste del capital”, asegura la Comisión Europea en un informe de finales de mes pasado.

En su lugar, la Comisión recomienda aprovechar la consolidación fiscal para “mejorar la estructura del sistema financiero” y apunta que “ciertas bases impositivas relativamente inelásticas, como la propiedad, o los impuestos verdes o ligados a ciertos comportamientos deben ser la opción preferente”. El informe también sugiere que “reducir los gastos fiscales [aquellos generados por las exenciones fiscales]” suele ser “bastante a menudo” una opción “favorable” al “crecimiento”.

La consolidación fiscal no es otra cosa que tratar de no gastar más de lo que ingresas. Y se puede hacer de dos formas, aumentando los ingresos (subiendo impuestos) o bajando los desembolsos(recortando en gasto público). Y aunque encontrarán economistas que defiendan cualquier postura al respecto, parece que hay cierto consenso académico y teórico en dos aspectos: 1. la consolidación fiscal tiene un impacto negativo en el PIB a corto plazo (porque se retira dinero de la economía) y 2. cuanto más centrado esté el ajuste en el recorte de gastos y menos en la subida de impuestos, menor será el impacto en el PIB.

Pero como ha apuntado varias veces Mario Draghi, presidente del BCE, es políticamente más fácil subir impuestos que recortar gastos, con su consecuente impacto negativo en el crecimiento económico de los países sometidos a procesos de consolidación fiscal.

La polémica sobre el efecto de los ajustes y la recesión ha ganado actualidad después de que tres académicos estadounidenses encontraran errores de cálculo y cuestionaran los criterios que usaron Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart para elaborar un estudio en el que defendían que había un umbral (el 90% de deuda / PIB) que se asociaba con un agravamiento mayor de lo normal del crecimiento económico.

FUENTE: EXPANSION.COM

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *