Esquitriber, abogados y asesores en Elche Alicante y Vega Baja

Home » Laboral » Incapacidad permanente

INCAPACIDADAD PERMANENTE

Es aquella situación en la cual trabajador se puede encontrar, tras una enfermedad o accidente, y que le imposibiliten o limiten para la realización de una actividad profesional laboral.

Cabe distinguir dos tipos de pensiones:

  • Pensión contributiva, aquellos trabajadores que debido a una situación invalidante, ven disminuida o anulada su capacidad de trabajo, supone una sustitución de las rentas de trabajo que dejan de percibir.
  • Pensión no contributiva, cubre una situación invalidante pero sin que suponga la existencia previa de una relación laboral y, por tanto, una pérdida del trabajo.

El procedimiento de tramitación se inicia de las siguientes formas:

  1. De oficio, la propia Dirección provincial del INSS cuando proceda de una incapacidad temporal y agote el plazo máximo.
  2. A solicitud de las entidades colaboradoras (Mutuas).
  3. A solicitud del interesado, en modelo normalizado.

La incapacidad permanente, cualquiera que sea su causa determinante, se clasifica, en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado, para ello se tiene en cuenta la incidencia de la reducción en el desarrollo de la profesión que ejercía el interesado, o del grupo profesional en que aquella estaba encuadrada, antes de producirse el hecho causante de la incapacidad permanente. Las secuelas pueden producir al trabajador una incapacidad en alguno de los siguientes grados:

  1. Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual, ocasionan al trabajador afectado una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.

Los periodos de carencia necesarios para optar por esta pensión, si deriva de enfermedad común, son de 1.800 días en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en que se haya extinguido la IT de la que se derive la incapacidad, con la salvedad de aquellas personas menores de 21 años que deberán acreditar la mitad de los días transcurridos entre la fecha en que se cumplen los 16 años y la del hecho causante de la incapacidad, más todo el período de incapacidad temporal consumido o no.

En el caso de derivar de un accidente, laboral o no, o enfermedad profesional; no se requiere ningún período de carencia.

La cuantía, cualquiera que sea la contingencia causante de la incapacidad permanente parcial y la edad del beneficiario, será de una indemnización a tanto alzado de 24 mensualidades de la base reguladora que haya servido para determinar la prestación por incapacidad temporal de la que se derive dicha incapacidad.

 

  1. Incapacidad permanente Total para la profesión habitual, es aquella que impide al trabajador a la realización de todas o de las fundamentales tareas de la profesión habitual, siempre y cuando pueda dedicarse a otra distinta.

En el caso de derivarse dicha incapacidad de un accidente, laboral o no, o enfermedad profesional no se requiere ningún periodo de carencia.

Si deriva de enfermedad común, si el sujeto tiene menos de 31 años, la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que se cumplió 16 años y la del hecho causante de la pensión. Si el sujeto del hecho causante tiene cumplidos 31 años, una cuarta parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que haya cumplido los 20 años y el día en que se produce el hecho causante, (un mínimo de 5 años).

La prestación económica por incapacidad permanente total consiste en una pensión vitalicia  del 55% de la base reguladora o excepcionalmente en una indemnización a tanto alzado. Para los mayores de 55 años existe un incremento en la pensión de un 20%, con lo cual se quedaría en un 75%.

 

  1. Incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, es aquella que impide por completo al trabajador la realización de cualquier profesión u oficio.

En el caso de derivarse dicha incapacidad de accidente laboral o no, estando el trabajador en alta en el momento de ocurrir el accidente, no se exige tener cubierto ningún periodo de carencia. En caso de accidente no laboral y no estando de alta, se requiere el mismo periodo de carencia que el señalado para enfermedad común.

Si se deriva de enfermedad común y esta de alta en el momento del hecho causante el mismo periodo de carencia que para la incapacidad permanente total. Si no esta de alta, en el momento del hecho causante, el periodo mínimo de cotización es de 15 años, 3 de los cuales han de haberse cotizado dentro de los 10 años inmediatamente anteriores al mencionado hecho causante.

La prestación económica por incapacidad permanente absoluta consiste en un pensión vitalicia del 100% de la base reguladora.

 

  1. Gran Invalidez, es la situación en la que el inválido precisa de la asistencia de tercera persona para realizar los actos mas elementales de la vida diaria (vestirse, desplazarse, comer, lavarse, etc.)

Si fuese declarado inválido el trabajador tendrá derecho a una pensión vitalicia según lo establecido en los apartados anteriores, incrementándose su cuantía con un complemento, destinado a que el inválido pueda remunerar a la persona que le atienda. El importe de dicho complemento será equivalente al resultado de sumar el 45 por ciento de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho causante y el 30 por ciento de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente. En ningún caso el complemento señalado podrá tener un importe inferior al 45 por ciento de la pensión percibida, sin el complemento, por el trabajador.

 

LESIONES PERMANENTES NO INVALIDANTES.

Se trata de lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter permanente que, causadas por accidente de trabajo o enfermedad profesional y sin incidir negativamente en la capacidad laboral del accidentado, implican una disminución o alteración de la integridad física del trabajador. Este tipo de lesiones se encuentran enumeradas en un baremo en el que, según la parte afectada por la lesión, se fija la cuantía que se ha de percibir.

¿QUE HACEMOS EN EL CASO DE NO ESTAR CONFORMES CON LA RESOLUCION EMITIDA POR EL INSS?

En el caso de no estar de acuerdo con la resolución emitida por el INSS, tanto por no haber concedido incapacidad permanente como en el supuesto de no estar conforme con el grado de incapacidad concedido, se debe plantear una Reclamación Previa frente a la mencionada resolución, alegando en dicha reclamación los motivos por los que no se está conforme con la resolución emitida. El plazo del que se dispone para presentar la Reclamación Previa es de 30 días hábiles desde la notificación de la resolución. Una vez presentada la mencionada reclamación, el mismo órgano que dictó la primera resolución dictará una nueva donde estimará o desestimará la incapacidad permanente. En el supuesto de que desestimen nuestra reclamación se podrá presentar mediante nuestros abogados, una demanda de incapacidad ante los Juzgados de lo Social. El plazo para proceder a presentar la demanda es también de 30 días hábiles desde la notificación de la denegación.

Para la presentación de la demanda de incapacidad al juzgado de lo social los abogados y Graduados sociales de nuestro despacho, valoraran la viabilidad de la demanda en cuanto al tema jurídico y la viabilidad de los informes del perito médico valorador de daños corporales y si todos los informes son favorables se presentará la demanda al juzgado de lo social.